Scroll to top
© 2019, SYNTONIZE Digital Pulse

Tecnología de reconocimiento facial. ¿Juego o peligro?

El realismo con el que la aplicación FaceApp envejece a cualquier persona la ha convertido en todo un éxito.

La app ha recopilado más de 150 millones de fotos desde su lanzamiento poniendo en duda dónde está el límite de lo legal.
Los avances en tecnología de reconocimiento facial se pueden ver en todas partes. Cuántas más imágenes de caras se proporcionen a estos sistemas de IA mejor ‘comprenderán’ cuáles son los patrones del rostro humano y cómo evoluciona con el tiempo.

Actualmente, la tecnología de reconocimiento facial permite retocar las imágenes. Este entretenimiento se ha convertido en una práctica frecuente que puede conllevar grandes peligros. Ahora, con el éxito de FaceApp, ha vuelto la incertidumbre del uso que hacen las compañías con nuestros datos.

Son numerosos los famosos que han utilizado esta aplicación móvil para luego publicar en las redes sociales su fotografía como ancianos, haciéndola todavía más viral.

 

tecnología de reconocimiento facial

El futbolista, Joaquín Sánchez, publicando una imagen con tecnología de reconocimiento facial en Instagram.

¿Qué es FaceApp?

 

FaceApp es la gran app del momento. Esta aplicación móvil, utiliza tecnología de reconocimiento facial  a través de inteligencia artificial con el fin de modificar el aspecto facial de cualquier fotografía. La tecnología de reconocimiento facial permite envejecer, cambiar el peinado o maquillar a cualquier persona con un realismo asombroso.

No se trata de una app nueva, se encuentra en uso desde hace dos años. Es más, ya se hizo viral por sus filtros y cambio de sexo durante 2017. Sin embargo, esta vez su éxito ha sido descomunal.

La credibilidad en la modificación del aspecto facial es tal, sobretodo el envejecimiento facial, que son miles los usuarios que la han descargado. Y no solo eso, todos estos usuarios han divulgado las redes sociales con sus imágenes de ‘viejos’, haciéndola más viral todavía.

¿Qué derechos cedemos al aceptar sus términos y condiciones?

 

Al descargar la aplicación, directamente se aceptan sus y condiciones. Esto, conlleva ceder de forma “perpetua, irrevocable, no exclusiva, sin regalías, mundial, para utilizar, reproducir, modificar, publicar en todos los formatos y medios conocidos las imágenes sin compensación ni comunicación previa a usted” tal y como indica su política de privacidad.

En pocas palabras, las fotos que utilice en la aplicación pueden ser utilizadas para cualquier uso que desee FaceApp.

No es la única compañía que hace uso de esta práctica. Google, Facebook o Facetune son unas de las numerosas organizaciones que conservan gran cantidad de datos de sus usuarios.

Sin embargo, el hecho de que los servidores se encuentren en Rusia y la vagancia de su política de privacidad es lo que ha provocado el gran revuelo de los posibles peligros de su uso.

¿Qué datos recopila la aplicación?

 

La propia empresa ha informado que solamente son las fotografías que se suben para editarlas con tecnología de reconocimiento facial son las que obtienen. Afirmando que no se transfiere otra imagen que se encuentre en el dispositivo móvil.

A pesar de ello, dentro de su política de privacidad menciona tener un localizador que se activa al descargarse la aplicación móvil. Con este localizador, tendrían la capacidad de acceder a cualquier otra información.

¿Existe alguna limitación en la recopilación de datos al residir en la Unión Europea?

 

Así es, el RGDP (Reglamento General de Protección de Datos) limita estas prácticas. Sin embargo, en su política de privacidad existe información adicional sobre este aspecto.

Si el usuario reside en la Unión Europea u otro país con leyes de mayor limitación a las de Estados Unidos, la aplicación móvil se reserva el derecho de compartir nuestros datos a otros servidores en lugares con leyes menos limitativas. Por ello, sí es posible que se compartan esos datos en otros países.

¿A qué países se comparten nuestros datos personales?

 

En un principio, la política de privacidad de la aplicación móvil indica que los datos solo son compartidos a Estados Unidos.

En cambio, tiene la capacidad de reservar su derecho y compartirlos a otro país que considere apropiado. Sus servidores y principales desarrolladores están en Rusia, por lo tanto, ahí queda la incertidumbre.

¿Qué pretende recopilando nuestros datos?

 

Su uso, tal y como se ha mencionado anteriormente, pretende lo mismo que aplicaciones como Instagram, Facebook o Google. Es decir, utilizar las fotografías para mejorar sus algoritmos y servicios a través de tecnología de reconocimiento facial.

En definitiva, lo que pretende FaceApp es mejorar su tecnología de reconocimiento facial y, por supuesto, poder utilizarla para fines comerciales y publicitarios.

¿Podemos eliminar nuestros datos personales de la App?

 

Según FaceApp, ‘la mayoría‘ de fotografías se eliminan a las 48 horas de subirlas. Sin embargo, la incertidumbre está en saber qué es lo que significa ‘la mayoría’ para la compañía.

En la aplicación no existe la opción de eliminar o solicitar la eliminación de datos, aspecto exigido por el RGDP. Además, tampoco está la posibilidad de descargarse una copia de los datos personales recopilados, cosa que sí permite Facebook, Google o WhatsApp.

¿Usa FaceApp nuestras imágenes con alguno de estos fines? Sus términos de uso no lo dejan en claro:

“Podemos eliminar partes de datos que puedan identificar a los usuarios y compartir los datos anónimos con otras partes”.

 

“También podemos combinar la información con otra información de manera que ya no esté asociada al usuario y compartir esa información”.

En cambio, supuestamente si se deseara se podría eliminar los datos recopilados. Sin embargo, el proceso para ello puede ser largo o no exitoso. Para ello, se debería enviar una solicitud mediante la aplicación móvil.

Acceder a Configuración -> Soporte -> Reportar un error, y tras esto, introducir ‘Privacidad’ en el apartado de asunto.

Hay que mostrar una mayor atención y tener más cuidado a la hora de descargar aplicaciones móviles. Sobre todo tener en cuenta lo que conlleva utilizar apps gratuitas. Se ha de ser consciente de la cantidad de datos que puede recopilar y en este caso, de las fotos y su posible uso.

Son numerosas las prácticas que se pueden hacer con las imágenes, desde hacerse pasar por ti, creando cuentas falsas y cientos de fraudes que todavía están por llegar.

Lo recomendable, sería leer siempre la política de privacidad y ver si está conforme con ella. Sin embargo, con el lenguaje incomprensible y la gran cantidad de documentación, muy probablemente continuemos aceptando los términos sin haberlos leído.