Scroll to top
© 2019, SYNTONIZE Digital Pulse

Scrum vs Kanban : Comparando Metodologías Ágiles

Existen diversas metodologías ágiles, aunque las más conocidas son Scrum y Kanban.

¡Te ayudamos a elegir el framework que más se adapta a tus necesidades!

 

¿Qué son las metodologías ágiles?

Las metodologías tradicionales anteponen el alcance o «scope» de los proyectos al tiempo y el coste que conllevan, por lo que éstos pueden variar. En cambio, las metodologías ágiles trabajan con tiempo y costes de proyecto fijos, lo que permite una mayor flexibilidad y calidad.

Es una aproximación a la gestión de proyectos que se utiliza sobretodo en desarrollo software. El método ayuda a los equipos de trabajo a responder a las situaciones impredecibles que se dan en el desarrollo. Se utilizan secuencias iterativas de trabajo, llamados «sprints».

Un sprint es un periodo de tiempo en el cual se trabaja una determinada tarea. Cuando acaba el sprint, se pasa a la siguiente tarea, y cada una de las fases de un proyecto tiene su sprint. Las principales ventajas radican en que es posible llevar un control más exhaustivo del progreso del proyecto, es fácil volver sobre nuestros pasos si algo va mal y hay mucha flexibilidad y visibilidad del proyecto.

Todas las metodologías ágiles siguen los 12 principios del «Manifiesto Ágil», que se concentran en 4 valores principales.

  1. Individuos e interacciones sobre procesos y herramientas.
  2. Software que funciona sobre documentación exhaustiva.
  3. Colaboración con el cliente sobre negociación de contratos.
  4. Responder al cambio sobre seguimiento a un plan.

Podemos encontrar diversas metodologías ágiles, que se pueden aplicar dependiendo de la necesidad. Lean, XP (Extreme Programming), Crystal, DSDM y FDD son algunas de ellas, aunque en el post de hoy compararemos las más usadas: Scrum vs Kanban.

 

¿Qué es el Scrum?

scrum vs kanban _ scrum

Ante todo, es un framework que aplica metodologías ágiles para manejar procesos, generalmente de desarrollo.

Está basado en la organización autónoma y multidisciplinar de los equipos. Las decisiones no las toma un jefe, las toma el equipo entero. Además, todos los miembros del equipo son necesarios para llevar a cabo las tareas. Encontramos dos pilares fundamentales:

  • Scrum Master: es el «coach» del equipo, ayuda a los miembros a seguir el proceso de Scrum y a rendir al máximo nivel.
  • Product Owner: en desarrollo software representa el negocio, cliente o usuario, y guía al equipo en el desarrollo del producto correcto.

En lugar de definir necesidades concretas del proyecto, se dejan los detalles al equipo de Scrum. Por ello, antes de empezar con el proyecto se fija un sprint para planificar el proceso.

En cuanto al proceso, los sprints duran alrededor de 2 semanas, y nunca más de un mes. Se utiliza usualmente para lidiar con situaciones en las que el cliente no está recibiendo lo que pide, las entregas se realizan tarde, los costes son altos, la calidad no es aceptable… En definitiva, cuando se precisa de una mayor capacidad de «reacción». Cada iteración precisa de un resultado completo, un agregado a la entrega que se pueda presentar al cliente.

El proceso de Scrum

  • Se recibe un briefing por parte del cliente.
  • El Product Owner pasa a priorizar los objetivos basado en un análisis valor versus coste.
  • Planificación de la iteración: selección de requisitos y flujo de trabajo.
  • Ejecución de la iteración.
  • Inspección y adaptación.
  • Repetición

Durante las iteraciones, el Scrum Master previene al equipo de perder el foco en los objetivos, elimina obstáculos y protege el flujo de trabajo.

 

¿En qué se diferencia del Kanban?

Es un sistema visual que permite visualizar el flujo de trabajo y el trabajo en sí, pasando por el proceso.

El objetivo principal del Kanban es identificar potenciales «cuellos de botella» en el flujo y arreglarlos para poder trabajar de una manera más efectiva a una velocidad óptima.

Se rige por 4 principios fundamentales:

  1. Empieza por lo que estás haciendo ahora. Los cambios deben producirse de manera gradual, en un periodo de tiempo que sea cómodo para el equipo. Por lo tanto, hay que empezar trabajando sobre el proceso actual.
  2. Compromiso a realizar cambios graduales que supongan una evolución continua del proceso.
  3. No imponer cambios a nivel organizativo de los roles y responsabilidades actuales. En lugar de eso, si hay que realizar cambios se hacen de manera gradual cuando el equipo identifica la necesidad.
  4. Alentar actos de liderazgo a todos los niveles. No tienen por qué venir de los jefes, todos deben promover ideas de mejora y tirar del equipo hacia delante, mostrando dotes de liderazgo para implementar pequeños cambios.

El método Kanban se puede utilizar en otro tipo de organizaciones para la mejora de procesos, no tiene por qué estar atado al desarrollo software. Ofrece una forma sencilla de visualizar el proceso de trabajo y foco en el trabajo a realizar.

Para implementarlo, se define el flujo de trabajo y las tareas a realizar, además de indicaciones para hacer bien el trabajo. Se suelen usar formas muy visuales como un tablón de post-its. A medida que vamos realizando tareas, las colocamos en la columna de trabajo finalizado, y metemos más tareas en la columna de trabajo por hacer. Así, tenemos una forma muy transparente de trabajar y no perder el foco en lo que estamos haciendo.

 

¿Cuál elijo? Scrum vs Kanban

No hay una mejor que otra, eso está claro. Son formas diferentes de llegar a un mismo objetivo y, de hecho, no son excluyentes. La diferencia más grande entre los dos es que Kanban ofrece un flujo continuo de trabajo, frente a Scrum que utiliza los famosos «sprints». La decisión final de cual implementar, si es que sólo se quiere usar uno, debe basarse en qué metodología de trabajo es más útil para la empresa o el sector en sí.