Scroll to top
© 2019, SYNTONIZE Digital Pulse

Lenguaje de programación de tu mente

¿Es curioso verdad? los lenguajes de programación en el sector de la tecnología, la informática…nos lleva a pensar en ceros y unos; en base de datos, experiencia de usuario, maquetación…muchas partes de un proyecto y equipos que interactúan para que un determinado producto o aplicación haga aquello para lo que lo programamos.


Y ahí entran desde hace años muchos términos como agile, flexible, abierto…que permitirán que ese producto se pueda adaptar con mayor rapidez y facilidad a nuevas peticiones y evoluciones que ideemos o nos pida el cliente.

Pues exactamente pasa igual con nuestro cerebro, lo programamos y no somos conscientes de ello. Esto es lo que nos dice la PNL (Programación Neurolinguistica).

Nacemos ya con una serie de creencias y valores que desde que estamos incluso siendo gestados por nuestra madre vamos absorbiendo, sí, como parte de nuestro ADN.

Con el paso de los años, a las creencias y valores que vivimos en nuestro entorno familiar, se suman la de nuestros primeros compañeros de colegio, nuestros primeros maestros.. y así de forma progresiva; cuando vamos ampliando grupo de amigos, o comenzamos a trabajar y tenemos también compañeros de trabajo y distintos jefes…relaciones de pareja…

 



¿A cuantos de vosotros os suena el haber dicho alguna vez “la familia de mi amigo no es normal”, o “no entiendo de qué va ese comportamiento”, o te has sentido fuera de lugar, o infra-VALORADO (han dañado tus valores)… ?. A todos, mucho más a menudo de lo que nos damos cuenta.

Todo lo que nos choca se debe a que no es “lo que yo creo, lo que me han enseñado, lo importante…”, es como si el back y el front no estuvieran bien conectados…nos sentiremos perdidos, o angustiados, o desmotivados, furiosos…. y es porque lo que ves, oyes, lo que reconoces como tu “experiencia de usuario de vida”  (front en programación) no está alineado con lo que de forma inconsciente crees,sientes, valoras (back).

Esas incoherencias se dan con nosotros mismos, no necesitamos hablar o interactuar con nadie más, porque nosotros mismos nos hablamos (diálogo interno), ese run-run que decimos coloquialmente. Así, según te hables (“no puedo”, “no sé”, “no soy capaz”, “no soporto”, “soy muy torpe”…) hará que sigas reprogramándote de forma negativa y cerrandote cada vez más a todo lo positivo que sí puedes hacer, pensar, creer y crear.

Sin embargo, si abres tu mente, tu círculo social y te empapas de otras creencias, valores, formas de ver, hacer, sentir… y te adaptas, estarás no solo empatizando, si no permitiendo que tu cerebro, a través de esas nuevas creencias, se enriquezca con un sistema nuevo de creencias, más positivas y que te harán sentirte más capaz, más ágil, más adaptable al cambio que la vida te pida.

Se trata de lo que técnicamente en PNL llamamos “abrir el mapa”, cambiar de creencias, convertir las limitantes en potenciadoras. Algo que cuando aprendemos a hacerlo y lo conseguimos, siendo un hábito más de nuestro día a día, nos cambia la vida por completo.

Estarás preparado para hacer aquello que desees tú, incluso que te pidan los demás sin llegar a sentir ese miedo, juicio o prejuicio hacia el resto. La seguridad que adquieres te permitirá ser tan robusto como ese programa o producto tecnológico que desarrollas.

¿Estás dispuesto a permitir reprogramar el lenguaje de tu mente?

 

 

Suscripción a la newsletter de Syntonize