Scroll to top
© 2019, SYNTONIZE Digital Pulse

Agile, la caja de herramientas que aún no se sabe usar

A principios de 2001, 17 expertos en programación redactaron el Manifiesto Ágil, que determinaría el futuro del desarrollo de software.

Frente a los modelos tradicionales, excesivamente rígidos y alejados de las necesidades de los clientes, propusieron cuatro valores aplicables a cualquier producto digital.
  • Individuos e interacciones sobre procesos y herramientas.
  • Software funcionando sobre documentación extensiva.
  • Colaboración con el cliente sobre negociación contractual.
  • Respuesta ante el cambio sobre seguir un plan.

Agile_desarrollo_software

Han pasado dieciocho años y aún se habla de Agile como algo inalcanzable o como un concepto distorsionado, sin contar con una formación pura definida. ¿Puede que sigamos enfrascados 18 años después en algo que ellos – incluso con anterioridad Platón, Aristóteles, Galileo – ya identificaban como el problema del ser humano?

Nos referimos a la seguridad de tener un plan con todo contemplado y perfectamente definido. Esas respuestas a todos los “ya…pero y si..?” que nos surgen en el día a día a todos desde que nos levantamos.

Reflexionemos: 
  • ¿Te acuestas cada noche dejando la ropa del día siguiente preparada?
  • ¿Dejas anotadas tus tareas del día siguiente?
  • ¿Te cuestionas a ti mismo lo que piensas más de lo que quisieras antes de ponerlo en marcha y/o compartirlo con otros?
  • ¿Te cuesta la toma de decisiones desde por la mañana? Eres de los de “mmmm, tomo café o té? ¿Con azúcar o sacarina?
Un ejemplo más visual.

Un programa de televisión, por ejemplo MasterChef puede valer. Si no te gusta la cocina llévate este ejemplo a cualquier situación de trabajo en equipo que veas desde fuera, como espectador.

Cuando se crean equipos, el capitán busca siempre un perfil que sea bueno con la carne, otro con el pescado, otro con los postres y otro gestionando el estrés. ¿Por qué? Porque conoce a lo que se enfrenta, tres platos, uno de cada estilo seguramente, y una situación de estrés (poco tiempo). Así, van creando sobre la marcha, poco a poco, con cuidado y pensando en que el resultado sea el mejor teniendo en cuenta el tiempo que se les da. Estando dispuestos a recibir feedback para mejorar como equipo. 

¿Qué tiene que ver el mundo de la cocina con el desarrollo de software?

En los proyectos de desarrollo de software se trabaja con máquinas, lenguajes, entornos, productos… Materiales distintos a los que se encuentran en una cocina, pero la finalidad es la misma. La excelencia técnica que se valora en el manifiesto de metodologías ágiles definido hace 18 años.

 

Agile_desarrollo_software

 

El Agile por tanto es esa gran caja de herramientas que, aplicando los valores del manifiesto, hemos de tener a mano en nuestro día a día, con todo nuestro entorno, familia, compañeros de viajes, compañeros de trabajo, clientes… Es una forma de hacer las cosas. Ahora bien, en ese cómo hacer toca “desaprender lo aprendido a hacer de otra manera”, rompiendo creencias y barreras que nos frenan.

  • El miedo al cambio.
  • La frustración.
  • El perfeccionismo (ojo no confundir con la calidad).
  • El duelo de egos.
  • Inseguridades al “soltar” lo que antes teníamos tan “planificado”.
  • Aprender a relacionarnos con todos, sabiendo pedir y dar feedback.
  • Estableciendo relaciones win-win, SIEMPRE.  Conmigo mismo (autoestima), con mis compañeros de equipo y empresa (compañerismo, alineación de valores y visión, comunicación efectiva, con el cliente (construimos juntos, nosotros como expertos en nuestro sector y él en el suyo).

“Los equipos que trabajaban con metodologías ágiles están mucho más comprometidos. Pueden ver el impacto directo de su trabajo en los clientes. Al mismo tiempo, se mejora la calidad de nuestros productos al adaptarnos a las demandas del proyecto de manera más rápida”. Cuenta Juan Quintanilla, CEO de Syntonize.

La apuesta por metodologías ágiles en Syntonize empezó cuando pusimos en marcha los primeros equipos ‘agile’ trabajando en pequeños grupos multidisciplinares con entregas cada dos semanas. El primer objetivo fue la capacidad de adaptarse a las necesidades de los clientes. Si tienes las herramientas necesarias para ello, ya tienes lo más importante para poner en marcha la filosofía Agile en tus equipos y en tu vida. ¿No las tienes? Nuestra Agile Coach, Gloria Valle, te irá guiando en los próximos post…