Scroll to top
© 2019, SYNTONIZE Digital Pulse

Estar de confinamiento siendo madre trabajadora

El confinamiento ha supuesto que muchas madres y padres hayan tenido que adaptarse para poder compaginar su trabajo con su familia.

Aunque el trabajo de ser padres no se termina nunca, ni aunque se esté en la oficina, el cambiar de espacios permitía la concentración en las actividades. ¿Qué pasa si el lugar de trabajo y la familia se reúnen en un mismo sitio? Una de las madres de Syntonize ha querido contarnos su experiencia.

El inicio del caos

10 de marzo 2020, después de escuchar la noticia que confirmaba el cierre del sistema
educativo en Madrid… estalla simplemente el caos. El 09 de marzo fue el último día de cole
para recoger libros, organizar lo que se pudiera, recibir algunas tareas, básicamente hacer algo
que diera tiempo en esas escasas horas antes de que empezara la incertidumbre….Esa tarde
desde Syntonize recibimos la instrucción de llevarnos nuestras cosas para empezar a trabajar
desde casa justo al día siguiente, una de mis primeras preguntas y preocupaciones fue ¿Qué
voy a hacer con los niños mientras?

La realidad es que no sabíamos a ciencia cierta a qué nos íbamos a enfrentar. Nadie tenía idea
de lo que iba a comenzar ni cuánto iba a durar y mucho menos como se iba a desarrollar a lo
largo de las siguientes semanas….

 

Mi día a día en una nueva realidad

Afortunadamente trabajo en una empresa comprometida con la conciliación. Hay mucha gente
joven y somos pocos los que tenemos hijos, madres concretamente somos solo dos. Tengo dos
hijos un niño de 9 años en 3º de primaria y una niña de 5 años en 2º de infantil. He de confesar
que se me vino el mundo encima cuando empecé a entender un poco como iba a ir esto, el
teletrabajo había llegado de forma indefinida; el cual había experimentado alguna vez siempre
organizado con mi jefe consensuado y en momentos puntuales por un tema de organización.

En esta ocasión dadas las circunstancias esto tenía todo menos planificación. Todos nos tuvimos
que adaptar a una nueva realidad en 24 horas. Todo ello sumado a la casa, los niños y los
deberes que ya desde el primer día estaban en una de las muchas plataformas que utiliza el
cole para comunicarse. La primera reacción de Sergio, mi jefe, fue darme la confianza, sentir la
empatía y tratar de tranquilizarme. Él tiene una niña pequeña también y puede saber lo que
significa tener niños en casa y teletrabajar al mismo tiempo.

 

confinamiento

El confinamiento, una nueva experiencia de vida

Me llevo esos primeros días hasta el fin de semana organizarme o al menos tratar de entender
como íbamos a funcionar en esta nueva experiencia para todos. Siempre sentí la confianza
para poder comentar cualquier contratiempo que pudiese tener al combinar el teletrabajo con
el confinamiento.

Desde luego no ha sido fácil para nadie, pero el colaborar en una empresa
que se adapta fácilmente al cambio, con empatía y sobre todo dispuesta a escucharme como
parte de ella, fue fundamental. Los días empezaron a pasar, así las semanas y logré instaurar
una rutina para todos. Mi marido desde aquel fin de semana estaba de tiempo completo en
casa. Por el tipo de actividad profesional que él desarrolla es imposible teletrabajar así que
intentamos organizarnos de la mejor manera posible, establecimos actividades, horarios,
tareas entre ambos.

Estoy desde ese momento prácticamente a diario en contacto con mi jefe. A veces en alguna
llamada se asoma mi hija pequeña, se que él lo entiende perfectamente, eso me tranquiliza y
mucho. En nuestros check point semanales, no falta un «¡¡¡mamá!!!». Y si me ven con los cascos ya
no se acercan saben que mamá está ocupada con cosas de la oficina.

 

 

Reflexionando… para llegar a la resiliencia

Después de 12 semanas de confinamiento y estado de alarma, buenos día y no tan buenos,
muchos momentos de reflexión, lo primero es que afortunadamente toda esta situación se ha
dado mientras yo trabajo en Syntonize. Una empresa comprometida con sus empleados,
donde se respeta desde siempre la conciliación, que yo como mujer y mamá, la valoro mucho,
que me permite trabajar tranquila dando el 100%, teniendo la “camiseta puesta” y el
compromiso con la empresa en la que trabajo. Más allá del compromiso personal tengo un
compromiso personal por todo lo que valoran en nosotros, el capital humano.

 

«Historia de Mónica Espinosa, Manager Assitant en Syntonize y madre.»

Suscripción a la newsletter de Syntonize